Secado solar de lodos mediante invernadero.

El elemento clave para el secado solar de lodos es la cámara de secado de tipo invernadero dónde se aprovecha la transformación de la radiación solar en calor. El secado de los lodos se efectúa mediante el aumento de la temperatura y el movimiento e intercambio del aire en el interior del invernadero.

Estructura y recubrimiento

Sobre una solera de hormigón se construye una estructura de acero galvanizado recubierta de vidrio, policarbonato u otros materiales termoplásticos tipo ondex, transparentes o translucidos para obtener una buena transmisión lumínica, dependiendo de las condiciones de secado, el clima y los deseos del cliente.

Control del clima

Del mismo modo se controla el clima interior con supervisión de todos aquellos parámetros relevantes tales como la temperatura y humedad del aire ambiente, radiación solar, viento y la humedad de los fangos, regulándolos en función del clima y de los lodos a lo largo de todo el proceso. Esta regulación del clima interior permite la optimización desde un punto de vista energético de todos los componentes y con un mínimo consumo de energía. Para ello, interiormente en la zona superior, anclados a la estructura, se instalan ventiladores de recirculación que permiten un flujo de aire homogéneo y controlado por encima de los fangos permitiendo de ese modo la evacuación de la humedad de los mismos. A ambos lados del invernadero se colocan compuertas de ventilación y ventiladores de aireación (impulsión y extracción) para conseguir el intercambio de aire adaptado a las necesidades reales del momento.

Por todo ello, el secado solar mediante invernadero es la solución más eco-amigable de secado de lodos.

 

Bookmark the permalink.

Comments are closed.