Reducir el consumo: Invernaderos de producción fotovoltaicos.

La tendencia a reducir el consumo optimizando el precio por KWh consumido y la transición energética para combatir el cambio climático establecen nuevos retos a las que se tienen que enfrentar la sociedad. Una de cuyas consecuencias es la previsión de incorporación de un cupo muy elevado de generación de energías renovables al sector eléctrico. Los analistas estiman dicho cupo de una dimensión equivalente a la potencia actualmente instalada en el sistema español.

La utilización de la tecnología para invernaderos permite, utilizando sus elementos estructurales como apoyo para las placas fotovoltaicas, la generación de energía eléctrica para su utilización en las propias instalaciones para autoconsumo mientras que los excedentes son volcados a la red. De este modo se consigue una rentabilidad adicional a la de los cultivos tanto por vía del ahorro energético y reducir el consumo en el propio invernadero como por el rendimiento adicional fruto de la facturación de la energía excedente al sistema.

No obstante, no todas las producciones agrícolas son válidas para este tipo de invernaderos y se deben establecer sobre la base de plantas que no precisen de un gran aporte lumínico tales como pimientos, espárragos, judías, pepinos, frambuesas, plantas aromáticas y otros cultivos similares, ya que las zonas dónde van instaladas las placas limitan dicho aporte en determinadas horas del día.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.