La lechuga Hidropónica un cultivo constante.

El cultivo de lechugas por medios hidropónicos es forma constante de producir y obtener rentabilidad a la inversión.

La lechuga debe ir al mercado, porque nuevas semillas germinadas está esperando para tomar su lugar disponiéndose de un flujo de efectivo durante todo el año.

Las lechugas vivas tienen  un sabor más fresco que las empaquetadas estándar porque las plantas son capaces de mantenerse después de la venta.

No existe ningún tipo de deterioro proveniente de la fuente de origen. La lechuga no está prelavada, porque no hay nada que limpiar – no existe suciedad ni pesticidas – de forma que no sufre el deterioro que fomenta la exposición al agua.

Las cabezas de lechuga, están refrigerada en bolsas que les permiten respirar pero que no las exponen al aire frío duración de tres semanas; las envasadas tienen una vida útil de dos semanas.

Las semillas germinan en contenedores en base a una semilla por contenedor. Seguidamente pasan 10 días bajo las lámparas en el vivero y cuando han crecido lo suficientemente se transfieren al invernadero. Allí, los contendores se introducen en largas filas de canaletas de PVC a la altura de la cintura, con una película constante de agua de recirculación, rica en nutrientes durante un periodo de 30 a 40 días, hasta que las plantas hayan crecido lo suficientemente para cosecharlas.

Un sistema informático lo regula todo: desde las lámparas de sodio de alta presión de 43 y el sistema de calefacción que mantiene condiciones veraniegas  de luz y temperatura, las telas de sombreo que se despliegan por la noche o cuando el exterior está demasiado soleado, el pH, el balance de nutrientes, el flujo del agua, el sistema de agua hasta el dióxido de carbono emitido en el aire para impulsar el crecimiento.

Cultivo hidróponico de lechugas en invernadero

 Cultivo de lechugas hidropónicas
Bookmark the permalink.

Comments are closed.