Factores a tener en cuenta para el cultivo en invernaderos

¿Por qué el cultivo en invernadero (en inglés greenhouse)?

Factores a tener en cuenta en los cultivos de invernaderos. Existen diferentes factores a tener en cuenta, en el interior del recinto, para realizar cultivos en invernaderos tales como: luz, temperatura, calefacción, ventilación y humedad; a estos factores importantes para el cultivo, deberemos agregarles otros elementos tales como la irrigación, el abonado, labrado de la tierra así como el control de las plagas. Uno de los beneficios del cultivo en invernadero es la posibilidad de obtener dos o más cosechas en vez de una como naturalmente se podría obtener. Para las empresas de producción agrícola es algo muy positivo, ya que consiguen lograr siempre un cultivo fuera de la época normal de estación, reduciendo costos y evitando la importación de productos desde lugares lejanos.

De mismo modo los cultivos en invernadero suelen ser cosechados antes de lo habitual, al tener todas las condiciones a favor y no quedar a merced de factores climáticos ya que al  estar favorecida la germinación con el calor interno del invernadero produce sus frutos antes de tiempo. En las épocas invernales se reduce la exposición a las fuertes heladas y así  las plantas quedan resguardadas evitando que puedan helarse y dañarse durante el invierno. Asimismo mediante el cultivo en invernadero es posible adaptar y criar plantas muy delicadas a las variaciones climáticas siendo un ambiente propicio para realizar la multiplicación de diferentes especies. Por ello los centros de investigación agrícola y de biotecnología consiguen mediante la incorporación del invernadero como elemento sustancial las condiciones de control (temperatura, humedad, grado de sombreo etc…) adecuadas para el estudio y desarrollo de nuevas variantes de simientes.

 

Debemos tener en cuenta que si queremos realizar cultivos en invernaderos, no solo es necesario preocuparnos por el microclima que generaremos internamente, sino también por la estructura externa de nuestro invernadero, ya que para algunos tipos de regiones existen algunos tipos de invernaderos más adaptados a las mismas. Una de las situaciones más importantes para que nuestro invernadero funcione es la captación de la luz solar, por lo cual hay que evitar las sombras y si es posible buscar la salida y puesta del sol e instalar nuestro invernadero de acuerdo a este recorrido; existen lugares de abundante lluvias por lo cual los invernaderos con capillas o techo a una o dos aguas, pueden ser lo más recomendables para evitar el estancamiento del agua de la lluvia sobre el techo, y también, con el techo a dos aguas, hacer que el corrimiento del agua sobre el techo sea mejor. Algunas otras regiones presentan fuertes vientos, por ello no será eficiente la instalación de invernaderos altos, sino más bien alguno plano, o de baja estatura.

Otro factor a tener en cuenta para el cultivo en invernaderos es la tierra utilizada, en muchos casos se utiliza el mismo suelo donde está implantado el invernadero mientras  que en otras ocasiones se emplean diferentes métodos de producción, tales como  mediante bandejas de cultivo hasta sistemas hidropónicos en los cuales las raíces reciben una solución nutritiva equilibrada disuelta en agua con todos los elementos químicos esenciales para el desarrollo de las plantas, que pueden crecer en una solución mineral únicamente, o bien en un medio inerte, como arena lavada, grava o perlita, entre muchas otras.

 

 

Comments are closed.