Consejos para la calefacción de un invernadero en invierno.

Cuando aparecen los fríos es el momento para inyectar calor en el invernadero. Al calefactar el invernadero se protegerá las plantas tiernas evitando que se conviertan en una pasta helada y húmeda, manteniendo las plantas jóvenes protegidas y calientes hasta la primavera. Pero la calefacción de un invernadero puede ser algo caro y a nadie le gusta la idea de desperdiciar energía o dinero.

1) Invertir en un sistema de calefacción de invernadero.

Los aerotherms de gas o eléctricos son ideales si se dispone de dichos suministros en el invernadero. Del mismo modo la instalación de ventiladores de aire caliente permite mover el aire alrededor de la estructura evitando la existencia de puntos fríos y reduciendo el riesgo de enfermedades.

2) Utilización de termostatos.

Permiten ahorrar dinero y energía al calentar invernaderos sólo cuando sea necesario. Los dispositivos de calefacción habitualmente  vienen con un termostato incorporado de modo se puede establecer que sólo se enciendan cuando la temperatura baje por debajo de una temperatura predeterminada.

3) Establecer la temperatura adecuada.

La mayoría  de las plantas no requiere condiciones tropicales en el interior del invernadero de forma que no es preciso mantener altas temperaturas para su mantenimiento.

4) Utilización de un termómetro.

Es interesante la inversión en un buen termómetro que permita conocer las temperaturas máximas y mínimas revisándolo diariamente. De este modo se podrá utilizar el sistema de calefacción de un modo más eficiente y cuando sea necesario.

5) Posicionar los sistemas de calefacción  de forma adecuada.

Los aerotherms deberían colocarse en un extremo  y centrados evitando siempre que puedan entrar en contacto con agua. Del mismo modo si fuera necesario se podría dirigir ligeramente el flujo de aire sobre las plantas que se encuentren cerca del ángulo evitando que sus hojas se resequen.

6) Calentar únicamente la superficie que se precise.

Si se dispone de un gran invernadero y por determinadas razones no está lleno será conveniente agrupar las plantas o establecer particiones para dividirlo en superficies más pequeñas que puedan ser calefactadas de una forma más económica.

7) No olvidarse de ventilar.

Uno de los inconvenientes de la calefacción en el invernadero es el problema del aumento de la humedad. Una buena ventilación es esencial para prevenir la propagación de enfermedades por hongos y mantener un ambiente sano de  efectos de evitar humedades innecesarias se debería regar las plantas con moderación y temprano durante el día. Se eliminará la condensación abriendo las aperturas cenitales por las mañanas soleadas y cerrándolas antes de que se ponga el sol ya que de este modo se evitarán perdidas innecesarias de calor.

Calefacción de invernaderos

Bookmark the permalink.

Comments are closed.