Garden centers, jardinerías y viveros, una oportunidad de negocio.

Las posibilidades entre las que se puede elegir si se pretende abrir un hueco de mercado dentro del sector de la jardinería son muy amplias. Por ejemplo, en atención al tipo de negocio, se puede establecer como vivero de producción, que es aquel en el que la planta se cría o por otro lado se puede plantear abrir un Garden Center o centro de jardinería.

Inversiones mínimas necesarias

Se tendrá que realizar, como mínimo, las siguientes inversiones, adquisición del terreno, construcción del invernadero y demás instalaciones, además de contar con un colchón financiero suficiente para el stock inicial así como para hacer frente a los gastos de personal, publicidad, suministros, etcétera. Es decir el capital es esencial.

Ubicación

Es un producto que requiere cercanía y por ello es aconsejable establecerse cerca de los potenciales clientes: chalés, edificios de nueva construcción con jardines…Los centros de jardinería suelen estar ubicados en zonas más comerciales que los viveros de producción, los cuales tienden a establecerse en sitios propicios para la producción de las plantas.

Si por un lado la ubicación de los Garden Center se ve condicionada por el tipo de construcción, el producto que se ofrezca lo estará por la ubicación y las modas. La jardinería viene marcada por tendencias o modas que hacen que en unas zonas se comercialicen más unos productos que otros. Por eso, hay que adaptarse a las exigencias de la clientela.

Pasos previos

Antes de iniciar la actividad se tendrá que acudir al departamento de semillas y plantas de vivero de la Conserjería de Agricultura de la Comunidad Autónoma correspondiente. Según datos de la Oficina Española de Variedades Vegetales (91 347 69 13) existe un Reglamento Técnico que recoge lo establecido por la normativa europea:

Concepto de ornamental.

Hay especies que tienen un uso exclusivamente ornamental y otras que se pueden usar como ornamentales. En este segundo caso prevalece el marco legal específico de su uso potencial, por ejemplo:

Una variedad de naranjo frutal sigue siendo frutal aunque se utilice como ornamental.

 Ámbito del Reglamento Técnico.

Se regulan por este reglamento aquellas actividades que supongan una producción, entendiéndose como tal el crecimiento de las plantas que venderemos en nuestro vivero. Si por el contrario no es imprescindible dicho crecimiento, nuestra actividad se podría considerar no productiva sino comercial, y en principio no nos sería de aplicación dicho reglamento.

 Registro de proveedores del Reglamento Técnico.

Todos tienen que estar registrados en el Registro de Proveedores de Plantas de Vivero. También existe otro registro independiente para el ámbito del pasaporte fitosanitario. El registro se realiza en la Comunidad Autónoma y en algunas se ha previsto la unificación de ambos en una sola solicitud.

Registro provisional de productores de plantas de vivero.

Para toda aquella actividad que pudiera dudarse que está cubierta por el reglamento, existe la obligación de registrarse en el Registro Provisional.

Requisitos de calidad del Reglamento Técnico.

El material de multiplicación cubierto por el Reglamento tiene que cumplir unos requisitos de calidad que afectan a la sanidad de las plantas, calidad exterior, pureza e identidad varietal, origen –en el caso de cítricos y de bulbos– e identificación y etiquetado.

Controles.

Los servicios de control de las Autonomías vigilarán el cumplimiento de las normas mediante inspecciones y aplicarán las sanciones que correspondieran.

 Estadísticas.

Para la estadística nacional, los viveros tienen que proporcionar información de las plantas y del material de multiplicación producido que es el que comercializa el producto directamente con el cliente. De cualquier modo, el sector ofrece oportunidades de negocio que no se deben desperdiciar en el planteamiento de poner en marcha un negocio de este tipo.

Ventajas y requisitos

Un factor que se debe tener en cuenta es el tipo de plantas que se quiera incluir en la oferta comercial, consecuencia de la distinta regulación en el caso de plantas ornamentales, plantas frutícolas o viñedos, por ejemplo y, por tanto, también lo son los requisitos a cumplir en cada caso.

La prosperidad de este tipo de negocios está muy relacionada con la edificación de zonas urbanas. La población demanda, cada vez más, un entorno verde, algo que se ha traducido en un incremento de parques, chalés con terreno, comunidades de pisos con jardines centrales… Una situación que fomenta la aparición de G a r d e n C e n t e r s en zonas cercanas a esta clase de construcciones en las grandes ciudades.

Por otro lado, los viveros de producción también se han visto favorecidos en la medida en que actúan como proveedores de los centros de jardinería.

Adaptación al mercado.

Para sobrevivir en el sector hay que saber adaptarse a los cambios que solicita la clientela y que serán distintos dependiendo de la zona donde está ubicado el establecimiento.

Cualquier inclemencia climatológica puede provocar que algunos ejemplares resulten menos atractivos para el cliente y sea más complicado venderlos. No obstante, hay que tener en cuenta que este tipo de situaciones no afecta por igual al establecerse en una provincia o en otra, ya que hay muchas diferencias en cuanto al clima se refiere.

Influencia de la economía.

Es otro de los factores que no se pueden controlar y que influirán decisivamente en la marcha del negocio.

¿Especialización o diversificación?

Si se enfoca la venta hacia el consumidor final, como es el caso de la mayoría de los Garden Center, e s aconsejable ofertar la mayor variedad de productos posible ya que éstos prefieren acudir a un único establecimiento para realizar su compra.

Si, por el contrario, establecemos un vivero o centro de jardinería que venda a profesionales del sector, como por ejemplo a otros G a r d e n C e n t e r, es conveniente especializarse, ya que éstos suelen acudir a los proveedores más especializados para la compra de los productos que incluyen en su oferta.

Centro de jardinería

 

Vegetal World, nuevos productos y sistemas de producción en invernadero.

En la nueva feria Vegetal World celebrada en Valencia del 2 al 4 de Octubre se trataron entre otros los cultivos emergentes.

Las frutas subtropicales más importantes que se producen en España son el aguacate, mango, chirimoyo y el níspero japonés. Existe una gran demanda de estos frutos y no existe competencia con otros países europeos para producirlos, del mismo modo que los agricultores españoles los pueden suministrar con una alta calidad y consecuentemente a mejor precio que sus competidores en origen debido a los costes del transporte.

Del mismo modo junto al potencial del kiwi, granado o melocotón se trató como alternativa al cultivo de frutales de hueso y cítricos  en determinadas comarcas de la Comunidad de Valencia la de caqui que se adapta perfectamente a las condiciones agroclimáticas de dicha Comunidad.

Nuevas e interesantes propuestas llegan al campo como el cultivo de hortalizas mini o baby para comer en crudo  o para la cocina gourmet. Del mismo modo al ser más dulces y con un sabor más intenso podrían convertirse alternativa para un almuerzo saludable para los jóvenes en edad escolar minorando los riesgos de obesidad.

El cultivo en invernadero de alta tecnología de  estos productos permite un desarrollo más rápido y constante permitiendo un incremento de las exportaciones a los países del Norte de Europa dónde son muy apreciados.

Mango

Nuevos productos para el cultivo en invernadero

DEFORCHE y BAYER socios estrátegicos

En Zwijnaarde (Gante), la división de semillas de Bayer CropScience está desarrollando nuevas aplicaciones en el campo de la biotecnología, el cultivo de semillas e híbridos. Esta investigación tiene como objetivo mejorar la calidad y el rendimiento de los cultivos. Bayer CropScience trabaja con las más modernas tecnologías y está comprometida para el avance científico seguro y razonado de nuevos productos. Deforche ha sido el socio tecnológico elegido por Bayer para sus invernaderos de investigación por la calidad de sus soluciones  y aplicaciones en el campo de la investigación y desarrollo.

Deforche y Bayer, socios estrátegicos

Datos principales de un invernadero de producción de lechugas en Bélgica

Como consecuencia de una visita a un invernadero medio de producción de lechugas (parte con cultivo tradicional en suelo, a extinguir según informó el cliente, y parte mediante sistema hidropónico) fabricado por DEFORCHE y localizado Bélgica, podemos ofrecer los datos principales que hemos recogido y que pueden servir de orientación a los productores españoles para que comparen los rendimientos, producciones y necesidades de personal en invernaderos de nueva generación  pudiendo destacar los siguientes:

1) Superficie total invernadero: 3,30 Ha

Superficie hidropónico: 1,8 Ha

Superficie cultivo tradicional: 1,5 Ha

2) La producción en hidropónico es 2,5 veces superior a la producción según el sistema tradicional, el cliente va a ampliar el hidropónico para que toda la superficie se produzca de ese modo.

3) La primera fase de producción en hidropónico es de aproximadamente de 5 días y la 2ª fase (de crecimiento) entre 6 semanas (verano) y 8 semanas (invierno).

4) La producción total anual entre los 2 sistemas es de 2.000.000 de lechugas  entre los dos tipos que producen y comercializan bajo marca propia.

5) Personal fijo: 8 personas

  •    2 personas en producción
  •    5 personas en post-producción (eliminación de producto que no cumple con las características deseadas, embalaje, almacenaje, transporte interno y carga en los camiones frigoríficos para la primera fase de distribución).
  •    1 persona responsable de todo el proceso.
  •   Personal eventual aproximadamente: 3 o 4 personas dependiendo del momento.

6) Se trabaja de lunes a viernes (jornada completa) y sábado (media jornada).

Hidroponico 1