Características principales de los invernaderos de última generación.

La tecnología de última generación con la que se construyen los invernaderos industriales de producción se desarrolló para climas extremos.  Cuentan con sistemas de sombreado, riego y fertilización automatizados, instalaciones de refrigeración y calefacción al objeto de mantener los cultivos en un estado adecuado. No obstante el productor debe supervisar el mantenimiento del clima ideal sea cual sea, tanto en caso de frío como de calor, ya que de otro modo se pueden a llegar a arruinar los cultivos.

Los distintos elementos que se han investigado para el desarrollo de estos invernaderos son todos aquellos factores que inciden en la producción de los cultivos, tales como humedad, temperatura, luz, nutrientes etc.. De este modo se pueden lograr aumentos significativos en la producción de frutos y hortalizas y cambiar la estacionalidad de los mismos. Este modelo de producción permite los niveles adecuados de las distintas variables de la planta en su fase de desarrollo y se transfiere a un sistema de control en los invernaderos que permiten optimizar su gestión.

La generación de puestos de trabajo fijos en el invernadero agrícola es otro factor importante a considerar versus a los cultivos del campo. El cultivo en campo se hace por fases y en distintas épocas del año de forma que el empleo es solamente de temporada. Por el contario el trabajo en invernadero mantiene unas constantes debido a las actividades diferentes que se deben hacer en el interior de los mismos.

Se estima que por cada 3.000 metros cuadrados de invernadero se precisan 6 personas fijas y otras 15 indirectas de donde se induce que los invernaderos agrícolas industrializados son un factor importante para el desarrollo de las zonas rurales. El sistema automatizado ahorra mano de obra para el riego evitando asimismo posibles errores humanos y con incrementos de la producción de hasta el 75%. 

Se hizo un experimento en España de producción de pimiento de color  entre un invernadero automatizado y otro de tipo manual. El automatizado fue superior tanto en cantidad  como en precocidad, lo cual demuestra en base a la eficiencia que los sistemas automatizados son más eficientes que los manuales.

El sector agrario disminuye las cifras de paro de la economía española

El comportamiento positivo del empleo en el sector agrario en el segundo trimestre de 2013  con una subida del numero de activos (+ 1,3% respecto al trimestre anterior) y del número de ocupados (+ 5,2%) permite confiar que la tendencia se mantendrá consolidándose en el tercero, de forma que el comportamiento del empleo se espera que sea positivo en dicho trimestre en el sector agrícola.

Asimismo, ASAJA espera que los datos del paro, relativos al sector agrario durante los próximos meses, mantengan la tendencia descendente y que una vez más el sector agrario sirva de sector refugio para disminuir las cifras de paro global que siguen mostrando otros sectores de la economía nacional.

Datos del sector agroalimentario y función de las cooperativas agrarias

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha informado que “España tiene un sistema agroalimentario potente, que nos abastece y cuyos productos de calidad aprecian y demandan otros mercados”. Ha añadido que “este sistema vivifica y conserva el territorio y del mismo modo ofrece oportunidades de empleo”.

El sistema agroalimentario contribuye en un 8 % del PIB empleando a más de 2 millones de personas siendo uno de los motores de la recuperación económica. El impulso de las exportaciones ha dado lugar a esa recuperación económica. Así, con un valor superior a los 36.000 millones de euros, han supuesto el 15% del total de las exportaciones en 2012. De mismo modo el sector tiene unas tasas de empleo mejores que las del resto de la economía nacional.

La buena situación del sector es fruto en parte de las cooperativas agrarias cuyo volumen de ventas se ha situado en la cifra de 19.000 millones de euros con un crecimiento medio del 13% anual en los últimos años. Las exportaciones han supuesto el 20% de la facturación total de las cooperativas y han dado empleo a más de 97.000 personas con crecimiento medio del 5% anual.